¿Cuándo puedo pedir una indemnización por despido improcedente?

Para empezar con cada una de las aclaraciones relacionadas con el despido improcedente, es necesario tener claro que este es un término con el que se hace referencia al cese del trabajador en su puesto de trabajo como resultado de una voluntad ajena al mismo y en consideración con ello, en virtud de una resolución judicial o administrativa.

Por las características mismas de esta clase de despido, son muchas las dudas que suelen surgir entre las personas y por supuesto los trabajadores, así que continuación vamos a plantear algunas aclaraciones sobre la indemnización despido improcedente.

La solicitud de una indemnización por despido improcedente

Se debe quedar totalmente la claridad que un despido es declarado improcedente el momento en el que:

  • Han faltado motivos claros para que se aplique el despido hacia ese trabajador, como por ejemplo las inasistencias, ineptitud, ofensas físicas o verbales, etc. En otras palabras justificaciones para despedir al empleado.

  • Si no se han cumplido los requisitos mínimos legales para poder despedir al trabajador. En este caso se puede pensar en que no se han cumplido con sus derechos constitucionales o se infringieron los derechos fundamentales del trabajador.

Una vez con lo anterior en mente, el despido se lo considera como improcedente porque un juez ha declarado el mismo de esta manera. Lo anterior obliga a que en un plazo de cinco días hábiles el empresario decida entre dos opciones:

  • Readmitir al trabajador.

  • Abonar al trabajador distintas percepciones económicas las cuales se fijan de acuerdo con una serie de características, para así estimar la indemnización.

En conclusión, el trabajador debe quedar totalmente claro que en primera instancia el caso debe ser analizado por un juez, para que se pueda dictaminar que se trata de un despido improcedente. En caso contrario, la ley no se encuentra configurada para que se pueda actuar sin esta figura.

Desde el punto de vista legal, el despido puede ser calificado como improcedente según sean las causas que lleven a esta conclusión, el empresario se va a ver en la obligación de tomar una decisión entre la readmisión del trabajador en su puesto o en su defecto abonar los pagos correspondientes por concepto de indemnización.

Es pensando en lo anterior que el trabajador debe hacer lo posible por respetar cada uno de los tiempos designados por la ley para que el proceso de un despido improcedente pueda desarrollarse del modo más pertinente desde su óptica. Por lo tanto, no hay que adelantarse, sino seguir cada uno de los lineamientos que aquí se mencionan. Recuerde que cualquier tipo de falla legal por tomar malas decisiones podría traer como consecuencia que se pierda la calidad de despido improcedente y por lo tanto la calidad misma de la indemnización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *